miércoles, 21 de julio de 2010

"La Historia Interminable” y un sin fin de historias más: del libro impreso al proyector.

"La Vetusta Morla", Ilustración de Roswitha Quadflieg.
"La Historia Interminable", Michael Ende.




¿Cuántas veces hemos escuchado a los fanáticos decir “¡es que tienes que leer el libro!” cuando tratan de defender el film del último best seller? Nunca faltan, pero tampoco faltan aquellos que usarían el mismo argumento para criticar las deficiencias de la película comparándola con su obra literaria favorita.

De mi experiencia puedo contar, que tengo vagos recuerdos de la película “La historia sin fin” y de la caricatura que llevaba el mismo nombre. En mi época de secundaria tuve la oportunidad de leer “La Historia Interminable”, un pequeño libro escrito a dos tintas, verde y magenta, el primer gran libro que leí completo en mi vida. Tiempo después, vi en un canal sintonizado en el televisor cómo empezaba la película de “La historia sin fin”, en los primeros 5-10 minutos ya tenía un montón de preguntas y juicios sobre la trama: que no era igual, que tal escena no ocurrió así, que tal personaje tenía cierta edad, que si el dragón de la suerte no era un perro volador en realidad…

Un ejemplo más de otro fan disgustado: una amistad cercana me relató su inconformidad sobre alguna de las tantas películas del señor Potter, esto porque no estaban siguiendo la trama llena de acción que se narraba en el libro, en cambio habían adoptado un tinte más meloso y rosa, convirtiendo la proyección en algo más parecido a cierto filme de vampiros cuyo nombre no deseo mencionar (porque tiene fans que lo defiendan).

¿Qué tanto deben respetar (o no respetar) las obras del séptimo arte a la literatura?
Se que éstas son cuestiones de adaptación, presupuestos y mercadotecnia, pero díganselo a Michael Ende, quien quedó apenado con el resultado final de su película, tanto que hizo que quitaran su nombre de los créditos y solo lo dejaran como el autor de la novela.

¿Hasta qué grado se puede permitir a una adaptación deformar la historia original? Lo que para unos puede ser bueno, para otros puede ser nefasto, eso depende de quien sea el espectador, sino pregúntenle a los que fueron a disfrutar la historia de las esferas del dragón hollywoodense.



Candy E. G. Estrada



-La Olla Exprezza-

1 comentario:

Noé Jacobo dijo...

me gusto mucho la reseña de el día de hoy bueno mis amigos espero que andes de lo mejor, y sigan visitando la olla.

Traduce!!

Ratings and Recommendations by outbrain

Licencia Creative Commons
La olla exprezza por Daniel I. Bartolo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.